La mejor forma de ver anime HD, en YesAnimes.com

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
Dual 1080p Castellano 11/02/2021 1.87 GB 70 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Sheep & Wolves: Pig Deal

Animación Aventura Comedia Familia Sin categoría
6.3

Sheep & Wolves: Pig Deal La ciudad unida de ovejas y lobos vive una vida pacífica y tranquila hasta que aparecen dos invitados inesperados: un zorro polar y una pequeña oveja. Nadie esperaba que traigan un peligro mortal, que solo se puede superar si trabajan juntos. Solo el trabajo en equipo puede resolver grandes problemas y enfrentar desafíos serios, ya que hay unidad en la fuerza.

Vanguard

Acción Aventura Crimen Sin categoría
7.5

Vanguard La compañía de seguridad encubierta Vanguard es la última esperanza de supervivencia para un contador después de ser blanco de la organización mercenaria más mortífera del mundo.

El proyecto Hummingbird

Sin categoría Suspense
6.1

El proyecto Hummingbird Un hombre y su primo intentan hacerse millonarios mediante la construcción de un cable de fibra óptica entre Kansas y Nueva Jersey, mientras su antiguo jefe intenta evitar que lo consigan.

La llegada del diablo

Drama Sin categoría Suspense Terror
5

La llegada del diablo Después de una infancia problemática, Ashley busca una conexión e invita inconscientemente a una fuerza demoníaca que deja a sus seres queridos luchando por su alma.   La llegada del diablo Critica Una chica vuelve al pueblo en el que nació después de estar ausente un tiempo. Allí reconectará con sus amigos de la infancia y en una fiesta jugará con una aplicación para móvil que usan en la televisión para contactar con fantasmas a través de psicofonías. Animada por este juego decide intentar contactar junto a una amiga con su madre ya fallecida pero sin saberlo estará invitando a una fuerza mucho más poderosa. A ver, ¿has visto lo que ha hecho la guarra de tu guionista? si entiendes esta frase no hace falta que diga mucho más sobre esta película. Gracias a que Gravitas Ventures es una distribuidora con un estándar de calidad pude verla entera porque la verdad es que la peli en sí es una tontería pero como ya digo el presupuesto y el ritmo hacen que al final puedas verla entera sin problemas. De los actores solo conocía a los dos pastores o curas o como sea —como dicen en Latinoamérica— ya que uno es Matt Dallas de «Kyle XY» y el otro es Bruce Davison que ya no necesita presentación pero que últimamente se le ha visto en «Corbin Nash» o «Insidious: la última llave». Total, una película de adolescentes con una trama lineal y sencilla que se puede disfrutar solo si no te importa ver de vez en cuando alguna película tonta para evadirte un rato.

A Christmas Love Story

Película de TV Romance Sin categoría
7.8

A Christmas Love Story La directora de un coro juvenil necesita escribir una gran canción para el espectáculo de Nochebuena, pero se distrae cuando un niño con una voz dorada se une a su coro, lo que será una novedad para su padre viudo.

Historias de miedo para contar en la oscuridad

Sin categoría Suspense Terror
6.3

Historias de miedo para contar en la oscuridad Mill Valley, Pennsylvania, noche de Halloween, 1968. Después de gastar una broma a un matón de la escuela, Sarah y sus amigos deciden colarse en una casa supuestamente embrujada que una vez perteneció a la poderosa familia Bellows, desatando fuerzas oscuras que no podrán controlar. Historias de miedo para contar en la oscuridad Critica A estas alturas, convendría resolver un par de temas. Lo primero, inventar un nuevo género para referirse a este compendio de películas norteamericanas ochenteras de características tan reconocibles, cuya nostalgia parecemos condenados a arrastrar eternamente. Son aquellas entrañables aventuras protagonizadas por niños, adolescentes en ocasiones, marginados por la sociedad y víctimas de los abusos de sus compañeros de colegio. Historietas que a veces eran edulcoradas con algún toque fantástico y casi siempre reforzadas por tristes conflictos vivenciales, como el divorcio de los padres, la incomunicación con los mismos o el clásico choque de clases. Algunos ejemplos son E.T. (Steven Spielberg, 1982), Los Goonies (Richard Donner, 1985), La historia interminable (Wolfgang Peterson, 1984), El secreto de la pirámide (Barry Levinson, 1985), Exploradores (Joe Dante, 1985), Jóvenes ocultos (Joel Schumacher, 1987) Cariño, he encogido a los niños (Joe Johnston, 1989) o la más tardía Jumanji (ídem, 1995). Creo necesario apuntar cierto detalle antes de continuar. Este género (de nombre, por el momento, inexistente) destacaba principalmente por ser un producto dirigido a toda la familia. Desde esta premisa presentaba, en ocasiones, pequeñas extensiones que se desviaban levemente hacia otros géneros, como el drama (casos de El club de los cinco - John Hughes, 1985- y Cuenta conmigo – Rob Reiner, 1986- ) o el terror (casos de Poltergeist - Tobe Hooper, 1982 - y Gremlins - Joe Dante, 1984-). Es en este último en el que se aferran, curiosamente, ciertos productos contemporáneos que reproducen el mentado género ochentero. Pienso en casos como Super 8 (J.J. Abrams, 2011), Stranger Things (2016, Matt Duffer), It (Andy Muschietti, 2017), Ready Player One (Steven Spielberg, 2018) o el título que nos ocupa, Historias de miedo para contar en la oscuridad (Andre Ovreadl, 2019). Y esto nos lleva al siguiente punto: convendría inventar también un género que englobe estos títulos contemporáneos cuyo motor principal es su nostalgia hacia el género descrito. Lo siguiente seria aprobar una ley (y esta tiene que valer por cualquier tipo de película) que condenara a trabajos forzados a todo director que se atreviera a reproducir determinados “tópicos terroríficos”. Habría que prohibir, por ejemplo, este cansino recurso de eliminar toda la música y efectos sonoros para conducir algún personaje (a velocidades tan lentas que uno teme acabar retrocediendo en el tiempo) hacia un previsible sobresalto, propiciado por el estallido de todos los altavoces. Tuvimos suficiente con las 132 primeras veces. Habría que prohibir, también, la introducción de crescendos de violines de sonido ultra-sónico diez minutos antes de presentar una imagen terrorífica. Fue impresionante en El resplandor, un diez por su descubridor. Tratemos ahora de encontrar una (¡sólo una!) nueva fórmula para sugerir peligro inminente. Habría que aprobar, en definitiva, una ley que impidiera a los directores seguir exprimiendo esta piel de naranja cuyo contenido lleva agotado más de veinte malditos años. Cabe señalar, con todo, que estos “tópicos terroríficos” no responden tanto a dicha “reproducción ochentera” como a una tendencia actual, heredera de otros títulos más posteriores como Scream (Wes Craven, 1996), El sexto sentido (M. Night Shyamalan, 1999), Lo que la verdad esconde (Robert Zemeckis, 2000) o Los otros (Alejandro Amenábar, 2001). Historias de miedo para contar en la oscuridad es el ejemplo perfecto de esta curiosa mezcla: una reconstrucción del “género ochentero” (el comentado en los dos primeros párrafos) bañada por los más típicos y tópicos “recursos terroríficos” (aquello descrito en el tercero). Y nada más. En resumen, el tipo de película que jamás vería la luz si mis anheladas prohibiciones llegaran a ser ejecutadas.