What Happened to Mr. Cha?

5.6
What Happened to Mr. Cha? En el ocaso de su carrera, un actor aferrado firmemente a sus glorias del pasado experimenta un incidente inesperado que lo obliga a enfrentar su presente.

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
BRrip Subtitulado 04/02/2021 1.54 GB 16 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Vox Lux: El precio de la fama

Drama Música Sin categoría
5.9

Vox Lux: El precio de la fama Una cantante de pop consigue hacerse famosa gracias a unas extrañas e insospechadas circunstancias. Su nombre artístico es Celeste y a lo largo de 15 años, esta joven vivió una auténtica odisea: su carrera musical nació de las cenizas de una importante tragedia nacional y poco después se convirtió en una gran estrella de forma inesperada, pero... ¿a qué precio? Vox Lux: El precio de la fama Critica Es inentendible poseer tantos recursos, económicos, artísticos y técnicos y hacer una película tan aburrida. Desabrida. Esa es la palabra que la describe mejor. Desabrida. La historia no conduce a ningún lado. Quiere mostrarte el lado oscuro de todo la producción del pop. No lo logra por la sobreactuación de Portman. Nunca la ví tan mal. Entiendo que la búsqueda de su personaje va por el lado de una mujer marcada por la vida. Pero lo sobreactúa tanto que parece una mujer llegando a los 70. Me parece que es un poco responsabilidad de ella y en gran medida del Director. Hablando del Director ( y de los guionistas) la forma de contar en off, es otra decisión que no se entiende, usan como una voz futurista que viene por lo de Vox Lux, supongo, pero que no cierra. Una pena, porque todo empieza bárbaro pero a los 30 minutos empezás a aburrirte. En lo técnico no se quedan atrás en cuanto al pobre trabajo. Sobre todo el Sonido, de una decadencia absoluta. No se la recomiendo a nadie.

S.W.A.T.

Acción Crimen Drama Sin categoría
7.5

S.W.A.T. Una Unidad de Fuerzas Especiales ha organizado una serie de ejercicios de combate para seleccionar a los candidatos que van a representar a China en una competición internacional. Hasta que un día reciben una misión secreta.   S.W.A.T. Critica No sabía demasiado de esta producción China, aparte de que trata sobre un grupo de élite de policías que luchar contra el narcotráfico y de que cuenta con la presencia del siempre genial Robert Knepper (T-Bag de Prison Break, para los amigos). Esos dos elementos y su curioso tráiler (donde están algunos de los mejores momentos del film) me animaron a visionar la película. Craso error. Y es que estamos ante una caótica producción sin sentido alguno, que juega a querer ser un blockbuster hollywoodiense pero que se queda en tierra de nadie por una serie de elementos que repasaremos a continuación, porque algunos de ellos no tienen razón de ser y claman al cielo. La dirección quiere ser impresionante y efectiva, pero los movimientos de cámara son toscos, con momentos que quieren emular a los videojuegos de Call of Duty, y donde solamente se pueden rescatar un par de escenas (una en un edificio y el clímax, y ninguna de las dos son para tirar cohetes). La verdad es que se nota un intento desesperado por ofrecer una cinta de acción que esté a la altura de Michael Bay o John Woo, con instantes donde se pretende plagiar (sin pudor alguno) sus estilos, siendo un producto de low cost al que se le ven las costuras. Ya sabéis lo que dicen de las comparaciones... Juegan en distintas ligas. Es curioso que el mismo director sea también el guionista, dejando patente que una de las dos cosas se le da peor que la otra, pero como ambas son tan caóticas sigo sin tenerlo claro, ya que la trama de la película brilla por su ausencia, siendo una constante batalla de gallos (con pruebas por equipos en casi la mitad de su metraje...) entre dos equipos rivales de agentes para ver quién la tiene más grande, y en donde no hay nada digno de mención. Los personajes están totalmente desdibujados y por mucho que pretendan que empaticemos con ellos, es harto imposible, y más cuando la mayoría son una panda de cretinos. Por otro lado, se agradece la hilaridad de lo villanos, que se lo pasan mejor que nadie, aunque es bastante decepcionante la labor de un totalmente desaprovechado Robert Knepper, el cual todavía sigo sin saber qué demonios hace en esto... Aunque claro, de algo hay que comer. Una pena que Hollywood no le ofrezca buenos papeles. Del resto del reparto... ni frío ni calor. Y bueno, podría finalizar la crítica aquí, pero es que una vez acaba el film y nos preguntamos cual ha sido el sentido de la cinta y qué acabamos de ver, aparecen unas imágenes de archivo y unas letras que nos aseguran que los cuerpos policiales de China son los mejores, confirmándonos nuestros peores presagios, que no son otros que los de que hemos asistido a un sponsor del gobierno de China, para darse palmaditas en la espalda y dejar bien patente que sus policías son los buenos y su labor es imprescindible. No diré que no lo son, eso no lo sé, pero a lo mejor nací ayer y no me entero bien de la historia, pero hasta donde sé, China es una dictadura (que juega al capitalismo, pero esa es otra historia), le pese a quién le pese, por lo que cualquier producto cinematográfico que sirva de promoción de sus fuerzas de seguridad me parece una patochada y una meada fuera de tiesto. Y sí, esto es el film, ni más ni menos. Patético. En conclusión, estamos ante una cinta de acción tan mal escrita como dirigida (a pesar de los momentos mencionados, que tampoco son para celebrar...), con un reparto que no emociona, un buen actor mal utilizado, y que acaba siendo una bobada y una gran pérdida de tiempo, con el único objetivo de promocionar a China y sus cuerpos de seguridad. Que al menos sirva este documento para que algunos incautos se libren de sus fauces. Lo que hay que ver...

Descansa en paz, Dick Johnson

Documental Sin categoría
7.6

Descansa en paz, Dick Johnson Con este retrato ingenioso, la directora Kirsten Johnson busca una manera de mantener vivo para siempre a su padre de 86 años. Utilizando la magia del cine y el humor negro de su familia, celebra los últimos años del Dr. Dick Johnson al escenificar fantasías de muerte y más. Juntos, papá e hija enfrentan la gran inevitabilidad que nos espera a todos.

Armageddon

Acción Aventura Ciencia ficción Sin categoría Suspense
6.8

Armageddon Un asteroide del tamaño del estado de Texas apunta directamente hacia la Tierra. En la NASA, tan sólo encuentran una posible solución: enviar a un equipo de astronautas al espacio para que destruya el meteorito antes de que colisione con nuestro planeta. Para ello recurren a Harry S. Stamper, el mayor experto en perforaciones petrolíferas, y a su cualificado equipo de perforadores, para que aterricen en la superficie del asteroide, lo perforen e introduzcan un dispositivo nuclear que al estallar consiga desviar su trayectoria y poder salvar el planeta, evitando así el armagedón.   Armageddon Critica Desde luego que ésta birria te deja boquiabierto. Aunque más que nada por el estupor que provoca. El reparto no podría ser más heterogéneo, con actorzuelos nefastos (hasta salen dos de la excrementosa serie Prison Break) junto a actores de verdad; aunque poco importa, ya que los papeles a interpretar no son más que estereotipos mil veces vistos del ciudadano medio yanquee, con más o menos luces pero con una enorme y utilísima carga de testosterona y amor a la bandera (tan sólo otra obra maestra, Independence Day, tiene mayor saturación de primeros planos de barras y estrellas). El argumento es un puro delírio: un piedro enorme va a hacer pupa a la Tierra, y los defensores de la libertad, la paz y la justícia, mandan a solucionar el problema a unos perforadores petrolíferos reconvertidos en astronautas tras hacer un cursillo del INEM. ¡Ole por el camello de los guionistas!. En fin, que el engendro este sólo es recomendable para ésos que gustan de merendar viendo una peli (fauna cada vez más numerosa), gentes con poquísimas exigencias argumentales, y amantes de discursitos bobochorras-casposos-patrioteros-lacrimógenos. A destacar, por su capacidad de avergonzar, la escena en la que la Arwen de pegote escucha emocionada la verborrea del Willis, con intercalados del careto inexpresivo del Affleck. Pa mear y no echar gota, oiga. Y, de paso, comentar que estoy un 99% de acuerdo con los interrogantes que se plantea Gilbert, e incluso me atrevería a añadír uno más a la lista: ¿Por qué en películas que sólo tienen un comentario hay quien se limita a fusilarlo, en lugar de explicar su opinión contraria y así darnos la oportunidad de tener otro punto de vista? ¿Comodidad? ¿Vagancia? ¿Ganas de fastidiar? ¿O es solo memez?

Wonder Woman: Linaje

Acción Animación Fantasía Sin categoría
6.6

Wonder Woman: Linaje Diana decide pelear para salvar a su amor Steve Trevor y recuperar ambos a Estados Unidos. Tras convertirse en la "embajadora de la paz", su voluntad, tan fuerte como su cuerpo y su propio espíritu, le lleva a encomendarse a una misión en la que debe ayudar a una joven que forma parte de una organización llamada Villainy, Inc., cuyos miembros están planeando invadir la isla de Themyscira. Wonder Woman: Linaje Critica Wonder Woman: Bloodlines es una película animada de Warner Bros Animation dirigida por Sam Liu y Justin Copeland y escrita por Mairghread Scott basada en el cómic de William Moulton Marston. Esta nueva película animada forma parte del Universo Cinematográfico Animado de DC Cómics, cuyas películas están basadas en las tiras de cómics de los Nuevos 52. Este universo animado comenzó con el final de la película de Flashpoint Paradox y luego inició formalmente con la película Justice League: War, estrenada en el 2014. Crítica por @fede_martin17 Wonder Woman: Bloodlines comienza contándonos la historia de como Steve Trevor y Diana Prince se conocen en Themyscira aproximadamente unos cinco años antes en la línea de tiempo. Es en ese momento donde Steve le cuenta los peligros inminentes que se acercan a nuestro planeta a Diana y ella decide ayudarlo, abandonado su hogar y teniendo un duro enfrentamiento con su madre. Luego, en el presente, es cuando nos adentramos en la trama principal que nos presenta esta nueva película animada. Hablando principalmente de la trama del film, podríamos catalogarlo como una historia bastante sencilla y sin tantas vueltas en si misma. Para los mas conocedores de este universo cinematográfico animado, habrá un par de referencias y curiosidades que seguramente les gusten ver y oir. Pero en cuanto a lo demás, Bloodlines no busca ser algo tan complicado. Tanto el desarrollo de los personajes, como los motivos de los villanos principales y la propia resolución del conflicto inicial están bien llevados a cabo pero sin sobresalir tanto, ya que justamente todo está llevado de una forma bastante simple para que podamos entender todo lo que se nos va mostrando con el pasar de los minutos. Aún así, un motivo en concreto de una villana termina siendo bastante absurdo pero al no ser un problema central de la historia, no molesta tanto a lo demás. Me gustaría destacar los momentos bastante violentos que tiene la película en todo el transcurso de la trama, ya que muestran bastante sangre y alguna que otra escena de muerte sobre un personaje ciertamente impactante. También me gustaría hacer hincapié positivamente en uno de los mensajes centrales de la película, que tiene que ver con la fuerte relación que tienen una madre y una hija, ya que a pesar de la distancia, los problemas que pueden llegar a tener y el hecho de sentirse insuficiente logran demostrar esta relación tan poderosa entre las mujeres. Algo que si no considero que quedó bien es la inconsistencia de duración y acciones que se dan en los tres actos: en el primer acto, la mayoría de situaciones suceden demasiado rápido; en el segundo, las cosas se toman con mas calma para luego dar un buen paso al tercer acto que si bien parece que llega a concluir de manera rápida, por momentos se toma el tiempo de explicar bien lo que está sucediendo, enfocarse bien en lo que le quieren transmitir al espectador con determinados personajes, y no necesariamente estar dando cortes de un escenario a otro constantemente. Aún así, Wonder Woman: Bloodlines funciona muy bien al momento de continuar expandiendo este universo cinematográfico de DC en la animación y además, continúa mostrando una excelente animación que ya se ha vuelto característica en este tipo de películas animadas por parte de Warner Bros Animation.

Historias de miedo para contar en la oscuridad

Sin categoría Suspense Terror
6.3

Historias de miedo para contar en la oscuridad Mill Valley, Pennsylvania, noche de Halloween, 1968. Después de gastar una broma a un matón de la escuela, Sarah y sus amigos deciden colarse en una casa supuestamente embrujada que una vez perteneció a la poderosa familia Bellows, desatando fuerzas oscuras que no podrán controlar. Historias de miedo para contar en la oscuridad Critica A estas alturas, convendría resolver un par de temas. Lo primero, inventar un nuevo género para referirse a este compendio de películas norteamericanas ochenteras de características tan reconocibles, cuya nostalgia parecemos condenados a arrastrar eternamente. Son aquellas entrañables aventuras protagonizadas por niños, adolescentes en ocasiones, marginados por la sociedad y víctimas de los abusos de sus compañeros de colegio. Historietas que a veces eran edulcoradas con algún toque fantástico y casi siempre reforzadas por tristes conflictos vivenciales, como el divorcio de los padres, la incomunicación con los mismos o el clásico choque de clases. Algunos ejemplos son E.T. (Steven Spielberg, 1982), Los Goonies (Richard Donner, 1985), La historia interminable (Wolfgang Peterson, 1984), El secreto de la pirámide (Barry Levinson, 1985), Exploradores (Joe Dante, 1985), Jóvenes ocultos (Joel Schumacher, 1987) Cariño, he encogido a los niños (Joe Johnston, 1989) o la más tardía Jumanji (ídem, 1995). Creo necesario apuntar cierto detalle antes de continuar. Este género (de nombre, por el momento, inexistente) destacaba principalmente por ser un producto dirigido a toda la familia. Desde esta premisa presentaba, en ocasiones, pequeñas extensiones que se desviaban levemente hacia otros géneros, como el drama (casos de El club de los cinco - John Hughes, 1985- y Cuenta conmigo – Rob Reiner, 1986- ) o el terror (casos de Poltergeist - Tobe Hooper, 1982 - y Gremlins - Joe Dante, 1984-). Es en este último en el que se aferran, curiosamente, ciertos productos contemporáneos que reproducen el mentado género ochentero. Pienso en casos como Super 8 (J.J. Abrams, 2011), Stranger Things (2016, Matt Duffer), It (Andy Muschietti, 2017), Ready Player One (Steven Spielberg, 2018) o el título que nos ocupa, Historias de miedo para contar en la oscuridad (Andre Ovreadl, 2019). Y esto nos lleva al siguiente punto: convendría inventar también un género que englobe estos títulos contemporáneos cuyo motor principal es su nostalgia hacia el género descrito. Lo siguiente seria aprobar una ley (y esta tiene que valer por cualquier tipo de película) que condenara a trabajos forzados a todo director que se atreviera a reproducir determinados “tópicos terroríficos”. Habría que prohibir, por ejemplo, este cansino recurso de eliminar toda la música y efectos sonoros para conducir algún personaje (a velocidades tan lentas que uno teme acabar retrocediendo en el tiempo) hacia un previsible sobresalto, propiciado por el estallido de todos los altavoces. Tuvimos suficiente con las 132 primeras veces. Habría que prohibir, también, la introducción de crescendos de violines de sonido ultra-sónico diez minutos antes de presentar una imagen terrorífica. Fue impresionante en El resplandor, un diez por su descubridor. Tratemos ahora de encontrar una (¡sólo una!) nueva fórmula para sugerir peligro inminente. Habría que aprobar, en definitiva, una ley que impidiera a los directores seguir exprimiendo esta piel de naranja cuyo contenido lleva agotado más de veinte malditos años. Cabe señalar, con todo, que estos “tópicos terroríficos” no responden tanto a dicha “reproducción ochentera” como a una tendencia actual, heredera de otros títulos más posteriores como Scream (Wes Craven, 1996), El sexto sentido (M. Night Shyamalan, 1999), Lo que la verdad esconde (Robert Zemeckis, 2000) o Los otros (Alejandro Amenábar, 2001). Historias de miedo para contar en la oscuridad es el ejemplo perfecto de esta curiosa mezcla: una reconstrucción del “género ochentero” (el comentado en los dos primeros párrafos) bañada por los más típicos y tópicos “recursos terroríficos” (aquello descrito en el tercero). Y nada más. En resumen, el tipo de película que jamás vería la luz si mis anheladas prohibiciones llegaran a ser ejecutadas.